La dura carta de un jugador gay de la Premier: «Temo que decir la verdad empeore las cosas»

Imagen para ilustrar el texto de la carta de un futbolista gay. Se ve la imagen repetida de un jugador de color tintado con los colores de la bandera lgtbi

La escasa presencia de futbolistas que hayan anunciado abiertamente su homosexualidad o bisexualidad en el mundo del fútbol es uno de los grandes tabúes que aún siguen vigentes en el deporte rey. El capitán del Watford, Troy Deeney, aseguró recientemente en un programa de radio de la BBC que está convencido de que en cada equipo hay al menos uno: «Una vez que el primero lo haga público, habrá montones», se reafirmó.

Semanas después de aquella intervención de Deeney, la Fundación Justin Fashanu, nombrada así en honor al primer jugador homosexual de la máxima categoría del fútbol inglés, ha publicado una carta de un futbolista actual de la Premier League que reconoce su homosexualidad y sus temores a salir del anonimato. La misiva ha sido revelada por el Daily Mirror. «¿Cómo es tener que vivir así? Día a día puede ser una absoluta pesadilla, y está afectando a mi salud mental cada vez más», reza la carta de este jugador.

“Me siento atrapado y temo que decir la verdad sobre quién soy sólo empeore las cosas.”

Tanto la FA como la asociación de jugadores, PFA, se han mostrado favorables a que un jugador rompa este muro de silencio y se comprometen a trabajar junto a él para ayudar a concienciar a la sociedad para que deje de ser el tabú que supone en la actualidad la homosexualidad en el fútbol. La Fundación Justin Fashanu busca erradicar la homofobia y el racismo en el fútbol para evitar que se repitan casos como el del futbolista que le da nombre, que terminó retirándose del fútbol y años más tarde suicidándose.

Carta completa del futbolista de la Premier League

De niño sólo quise ser futbolista. No me interesaba hacerlo bien en la escuela. En vez de hacer los deberes, cada minuto libre que tenía lo pasaba con un balón. Al final mereció la pena. Pero incluso ahora aún tengo que pellizcarme cuando salgo a jugar cada semana enfrente de decenas de miles de personas.

Sin embargo, hay algo que me aleja de la mayoría de jugadores de la Premier League. Soy gay. Incluso escribirlo en esta carta es un gran paso para mí. Sólo mis familiares y un selecto grupo de amigos conocen mi sexualidad. No me siento preparado para compartirlo con mi equipo o mi entrenador. Es duro. Paso la mayor parte de mi vida con estos tipos y cuando salto al terreno de juego somos un equipo.

Aun así, algo dentro de mí me impide abrirme con ellos sobre lo que siento. De verdad espero que pronto pueda hacerlo. Sé desde los 19 años que soy gay. ¿Cómo es tener que vivir así? Día a día puede ser una absoluta pesadilla, y está afectando a mi salud mental cada vez más. Me siento atrapado y temo que decir la verdad sobre quién soy sólo empeore las cosas.

Aunque mi corazón a menudo me dice que tengo que hacerlo, mi cabeza siempre dice lo mismo: «¿Por qué arriesgarlo todo?». Tengo la suerte de ganar un buen sueldo. Tengo un buen coche, un armario lleno de ropa de diseño y puedo permitirme comprar todo lo que quiero para mi familia y mis amigos.

Pero una cosa que echo de menos es la compañía. Estoy en una edad en la que me encantaría estar en una relación. Por mi trabajo, el nivel de confianza para tener un compañero a largo plazo tiene que ser extremadamente alto. Por el momento, evito las relaciones del todo. Espero poder conocer a alguien pronto en el que pueda confiar lo suficiente. La verdad es que no creo que el fútbol esté aún preparado para que un jugador lo anuncie. El juego tendría que cambiar radicalmente para que pueda sentirme capaz de dar este paso.

La Asociación de Futbolistas Profesionales dice que están listos para ayudar a un jugador a anunciarlo. Y han dicho que ofrecerán consejo y apoyo a todo el que lo necesite. Están equivocados. Si necesito un terapeuta puedo ir a reservar una sesión cuando quiera. Lo que tienen que hacer los directivos del fútbol es educar a los aficionados, jugadores, entrenadores, agentes, propietarios… Básicamente a todos los involucrados en el deporte. Si diera este paso me gustaría saber qué seré apoyado en cada etapa de mi viaje. Ahora mismo, no creo que sea así.

Me encantaría no tener que vivir mi vida así, pero la realidad es que hay mucho prejuicio en el fútbol. He escuchado cánticos y comentarios homófobos infinidad de veces de los aficionados hacia nadie en particular. Extrañamente, no me molesta durante los partidos, estoy muy concentrado en el juego. Es cuando vuelvo en el avión o el autobús y tengo tiempo cuando me acuerdo. Mi plan es seguir jugando mientras pueda y anunciar mi sexualidad cuando me retire.

Fue genial ver el mes pasado a Thomas Beattie levantar la mano y admitir que era gay. Pero el hecho de que haya tenido que esperar a su retirada te lo dice todo. Los futbolistas aún tienen demasiado miedo para dar el paso mientras juegan. Durante el último año he recibido apoyo de la Fundación Justin Fashanu, en particular para gestionar el peaje que todo esto tiene sobre mi salud mental.

Fuente Eurosport