Caster Semenya, la atleta intersex obligada a hormonarse si quiere competir: una lucha por los derechos humanos

Imagen de Caster Semenya

Caster Semenya no será una de las mujeres que compita en la carrera de 800 metros de los próximos Juegos Olímpicos de Toyko. Judicialmente ha perdido la apelación ante la Corte Suprema Federal de Suiza el pasado 8 de septiembre, pero no por ello las razones para continuar su lucha en la defensa del derecho a practicar deporte como mujer intersex.

Mokgadi Caster Semenya es una atleta sudafricana especializada, hasta el momento, en la prueba de 800 metros, donde ha conseguido ser dos veces campeona olímpica, y tres veces campeona mundial. Pero la más reciente exposición mediática de Caster Semenya no han sido precisamente por sus logros deportivos, sino por su derrota en tribunales, en un largo proceso que cuestionaba su capacidad para participar en la categoría femenina. 

Someterse a tratamientos hormonales o dejar de ser elegible en la categoría femenina (lo que supondría competir en la categoría masculina), son las opciones que deja la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics) a las mujeres con hiperandrogenismo (altos niveles de testosterona) como Semenya (Sudáfrica), Francine Niyonsaba (Burundi) o Margaret Wambui (Kenia). 

La posibilidad de recurrir a la medicación (no para mejorar su salud o calidad) es un debate que se plantea a estas atletas, quienes ahora deben decidir qué es más importante, su salud, el derecho al propio cuerpo o la práctica del deporte.

Variar de forma artificial los parámetros biológicos con los que nacemos es lo que exige la regulación de la World Athletics de 2019, autoridad que dio comienzo al proceso judicial que hoy le niega la razón a Caster. La “elegibilidad” (o capacidad) para participar en competiciones de atletismo internacional viene marcada, para las mujeres, en el hecho de tener unos niveles de testosterona por debajo de los 5 nanomoles por litro en sangre durante un periodo continuado de al menos seis meses, para competir en pruebas de entre 400 metros y una milla.

Hoy, la Justicia suiza se alinea con World Atlethics, a pesar de que el pasado junio de 2019 ordenara la suspensión temporal de esa norma, al considerar que esta disposición era discriminatoria y contraria a los derechos que protegen la integridad corporal y personal. 

World Athletics celebró el fallo en un comunicado, donde destacaban que “durante los últimos cinco años, hemos luchado y defendido la igualdad de derechos y oportunidades para todas las mujeres y niñas en nuestro deporte de hoy y del futuro”. «Por lo tanto, acogemos con satisfacción la decisión de hoy del Tribunal Federal Suizo de respetar nuestras regulaciones sobre las «diferencias de desarrollo sexual» (DSD) como un medio legítimo y proporcionado de proteger el derecho de todas las atletas femeninas a participar en nuestro deporte en términos justos y significativos”.

Caster Semenya, por su parte, declaró: “Me niego a que la World Athletics me medique o me impida ser lo que soy”. “Excluir a atletas femeninas o poniendo en peligro nuestra salud solo por nuestras habilidades naturales deja a la World Athletics en el lado equivocado de la Historia. Seguiré luchando por los derechos humanos de las atletas femeninas dentro y fuera del tartán hasta que podamos correr todas libremente tal y como nacimos”, agregó.

Con este fallo, Semenya pierde toda posibilidad de participar en carreras de media distancia, por lo que ahora su jornada deportiva estará dirigida a correr los 200 m, distancia para la que no hace falta medicarse, pero para la cual necesita una marca de clasificación por debajo de los 22”80 segundos, siendo su mejor marca conocida de 24”26.

Las mujeres con hiperandrogenismo que practican atletismo están hoy más lejos de ser visibilizadas en la alta competición, a menos que comiencen un tratamiento médico. 

Conocemos así un poco más de la vida de Caster Semenya. Podrán impedir que corra, pero nada la detendrá en su determinación de luchar por los derechos humanos de las mujeres y niñas en el mundo del deporte.